98lab
Volver

Diario del 98lab

Escrito por Lucas Tello el 14 jun 2013

El tema central del nuevo 98lab será la precariedad, por eso nos sentamos en sillas que no paran de chirriar, las buenas están escondidas en el sótano, con la tele de plasma. Y cada uno va contando cuál es su aproximación a la precariedad, desde la arquitectura y el espacio público, los deseos como instrumentos de poder, la educación o el baile. ¿Existe la precariedad en el baile?


Ellavled, Fran y algunos otros participantes decían que en realidad ellos no se sentían precarios, que tienen lo que necesitan para vivir bien. Y en la ronda de presentaciones ya intuimos que el tema no va a ser sólo visibilizar prácticas y usos precarios, sino también celebrar la precariedad, porque sí, es impuesto, nos condiciona y limita, pero también es una invitación a volcar el sistema, es una invitación a decrecer juntos.

Y el medio, el 98lab, que se plantea en esta edición como un proceso de investigación y producción audiovisual colectivo y multidisciplinar, en relación con prácticas y colectivos de la ciudad. Entonces... ¿Cómo vivir juntos, cómo hacer vídeos juntos si nuestra aproximación a la realidad es tan distinta?

Marina nos descubrió que, en el fondo, la cuestión esencial que nos estábamos haciendo era cómo vivir juntos, cómo hacer de la vida un problema común. La vida como problema común es la verdadera cuestión política. No en vano, esas han sido las preguntas fundamentales en nuestra tradición política occidental. Pero vivir juntos no es algo que se decida, vivir en común no pasa por un contrato que nos deba llevar a una negociación entre vidas separadas. En realidad, siempre estamos en un mundo común, la vida siempre es un problema común. Marina nos proponía pensarnos ahí. En un mundo común que no es un objetivo a construir, sino una situación.

Puede que simplemente tengamos que pensarnos las diferencias y construir desde las singularidades. Este 98lab va a ser una lavadora con los colores mezclados.

Texto extraído de Vivir juntos, morir solos, crónica de Rubén Martínez sobre la Residencia con Marina Garcés en el 15festival de ZEMOS98.

comments powered by Disqus